Skip to content
Cangrejas XXX

Locos por la profesora loca…

Locos por la profesora loca…
4.7 (93.33%) 3 votes

Hoy mi serie de historias de profesores que terminan follando, arranca con una aventura ardiente e irresistible que un amigo m√≠o acaba de contarme. 
Obviamente, como siempre, no menciono el nombre para proteger su privacidad.

Me encanta contar historias de esposos cornudos, tal vez porque decidí no casarme, a diferencia de mis amigos que luego me cuentan traiciones de todo tipo.

Ella ha estado casada por 10 a√Īos con un hombre que dice que no sirve para nada, al menos entre las s√°banas. 
En 10 a√Īos de matrimonio, logr√≥ que ella tuviera un orgasmo real solo una vez . As√≠ que a mi peque√Īa perra amiga le gusta traicionar a su esposo y vengarse de √©l y de su miembro bueno para nada.

La oportunidad correcta para traicionar.

Esperó la ocasión una tarde en que un amigo de su marido tuvo que venir a recoger algunos documentos.

Golpe√≥ la puerta y la abri√≥ con una enagua de encaje que dej√≥ sus hermosos tesoros y una bata de sat√©n que no cubr√≠a sus nalgas firmes .

Rodolfo, (un nombre elegante) cuando la vio, su coraz√≥n y extremidades se hundieron, parec√≠a haber tenido una atracci√≥n secreta por ella, pero nunca levant√≥ un dedo para avisarle. 
Esta vez, sin embargo, la situaci√≥n era diferente. Ella se ofreci√≥ en toda su disponibilidad y le dio una sonrisa. Le dijo que se sentara en el sof√° y le pregunt√≥ si quer√≠a divertirse.

Finalmente, un hombre para follarla adecuadamente.

Para √©l ni siquiera parec√≠a cierto, √©l asinti√≥ violentamente y extendi√≥ la mano para apretar una de sus tetas que sal√≠a de su enagua. 
Ella se estremeci√≥ y se emocion√≥ a√ļn m√°s. Lo sent√≥ en el sof√° y comenz√≥ con cierta persuasi√≥n lenta para quitarse los pantalones y la camisa. Permaneci√≥ desnudo con solo sus boxers puestos.

Esta mujer podr√≠a ser como las masajistas er√≥ticas Barcelona porque solo leyendo su historia nos tiene enganchados, pero la cosa no termina aqu√≠, sigamos conoci√©ndola un poco m√°s…

Un bulto obsceno se pod√≠a ver desde all√≠. Gracias a un golpe r√°pido, tom√≥ su vara en sus manos y comenz√≥ a cortarla. Luego lo tom√≥ en su boca y comenz√≥ a hacerle una mamada como un verdadero profesional. 
Simplemente la disfrutó y la incitó con sus enormes manos agarrando su culo firme y carnoso.

Mientras ella tragaba su l√≠quido seminal, √©l la explor√≥ por todo su cuerpo, acariciando su trasero y luego empujando sus dedos suavemente dentro de su vagina en busca del cl√≠toris loco y desesperado.

Pero en este punto ella dijo que quería que la llevaran solo en la cama de su marido y, mientras Giulio hacía una mueca de inquietud, ahora que recordaba lo que le estaba haciendo a su amiga, ella corrió a la habitación.

Sexo en la cama del marido cornudo.

Se acost√≥ en la cama vistiendo solo su taparrabos. Justo en la cama del marido cornudo. Giulio lleg√≥ emocionado, ya no pod√≠a soportarlo m√°s y necesitaba tomarla con fuerza, poner su pene dentro de ella y hacerla suya. 
√Čl comenz√≥ a penetrarla violentamente con sus dedos mientras ella gritaba con placer, justo el placer con el que siempre hab√≠a so√Īado en las noches que pasaban tratando de hacer el amor con su esposo.

Entonces, de repente, la gir√≥ y comenz√≥ a penetrarla por detr√°s con toda la fuerza que ten√≠a en su cuerpo mientras ella estaba desesperada en un orgasmo salvaje y mezcl√≥ el dolor de la penetraci√≥n anal con el placer y la emoci√≥n de sentirse aplastada por todas partes.

En un momento su co√Īo goteaba con un l√≠quido blanquecino , una se√Īal de que lo estaba disfrutando como un cerdo, como nunca antes lo hab√≠a hecho.

Tambi√©n sue√Īo con ser follada tan bien como mi amiga.

RelatedPost